La ciencia inestable detrás de la ivermectina como cura del COVID-19

La ivermectina se utiliza para eliminar los gusanos del ganado, como estas reses en un rancho de Wyoming. FOTOGRAFÍA DE CHARLIE HAMILTON JAMES, COLECCIÓN DE IMÁGENES DE NAT GEO

Los estudios no son concluyentes y la desinformación es generalizada. Sin embargo, muchos estadounidenses consideran que un medicamento antiparasitario es la solución para prevenir y combatir la variante Delta.

By PRIYANKA RUNWAL
2 DE SEPTIEMBRE DE 2021

En el último mes, Frank Wallmeyer y varios otros propietarios de tiendas de suministros agrícolas en algunas partes de Estados Unidos notaron que un medicamento antiparasitario llamado ivermectina volaba de los estantes. En su propia tienda de Jacksonville, Florida, las ventas de ivermectina casi se han triplicado, y el teléfono suena al menos una docena de veces al día con consultas sobre el medicamento, dice Wallmeyer.

Pero muchos de los que preguntan no buscan deshacerse de los gusanos en los intestinos del ganado y los caballos. Más bien querían utilizar el fármaco para sí mismos o para sus seres queridos para prevenir y tratar la COVID-19. La ivermectina, considerada por algunos médicos y activistas como una cura milagrosa para la COVID-19, a pesar de carecer de apoyo científico, parece tener una gran demanda entre los estadounidenses no vacunados. A medida que la variante Delta, de rápida propagación, hace estragos en el país, la búsqueda de medicamentos alternativos ha llevado a los escépticos de las vacunas a la ivermectina. Aunque la Administración de Alimentos y Medicamentos ha aprobado la ivermectina para tratar ciertos parásitos en humanos y animales, su uso contra la COVID-19 no está autorizado.

El envase de la ivermectina en Sudáfrica, que cuenta con ganado.
Un envase de ivermectina veterinaria. Sudáfrica permite el uso limitado de la ivermectina para tratar el COVID-19 ev…Read More
FOTOGRAFÍA DE DENIS FARRELL, AP PHOTO
Los centros de control de intoxicaciones de varios estados, como Florida, Mississippi y Texas, han informado de un reciente aumento de las llamadas y los casos relacionados con el uso indebido y la sobredosis de ivermectina. Además, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades informaron de que en la semana que finalizó el 13 de agosto de 2021, se escribieron más de 88.000 recetas de ivermectina, lo que representa un aumento de 24 veces con respecto a la línea de base prepandémica de 3.600 recetas por semana. Esto significa que algunos médicos estaban recetando el medicamento para la COVID-19, a pesar de la postura de la FDA.

“Esto complica enormemente el tratamiento de los pacientes [de COVID-19] porque son muchos y hay mucha desinformación”, dice John Sinnott, epidemiólogo de la Facultad de Medicina Morsani de la Universidad del Sur de Florida, que también está afiliado al Hospital General de Tampa.

Además, las preparaciones y las dosis de los medicamentos varían para los animales y los humanos, y la FDA advirtió a la gente de los posibles daños por consumir la versión concentrada para animales, que contiene ingredientes inactivos no probados para su uso en humanos.

En un tweet del 21 de agosto, la FDA emitió una advertencia: “No eres un caballo. No eres una vaca. En serio. Dejadlo ya”.

Pero incluso la ivermectina de grado humano, considerada generalmente segura para los fines aprobados -gusanos, piojos y afecciones de la piel como la rosácea-, puede causar efectos secundarios como dolores de cabeza, náuseas, diarrea, erupciones cutáneas y picos de presión arterial. Además, las dosis elevadas pueden provocar convulsiones que lleven a la hospitalización.

Lo que nos dice la ciencia
Aunque algunos estudios sugieren una reducción del riesgo de muerte, y otros insinúan que hay menos pacientes con COVID-19 que evolucionan hacia una enfermedad grave después de tomar ivermectina en una fase temprana de la infección, las pruebas son poco sólidas. “No sabemos si la ivermectina es útil o no en la lucha contra el COVID-19”, afirma Stephanie Weibel, bióloga de la Universidad de Wuerzburgo (Alemania). “La fiabilidad del conjunto de estudios disponibles es limitada”.

En una revisión reciente de 14 estudios sobre la ivermectina, Weibel y sus colegas descubrieron que a menudo los ensayos contaban con pocos pacientes o no estaban bien diseñados, lo que a veces llevaba a los investigadores a sobrestimar los efectos de la ivermectina. Weibel alienta la realización de ensayos clínicos más sólidos, como el que se está llevando a cabo en la Universidad de Oxford (Reino Unido).

Incluso Merck, fabricante de ivermectina, dijo en una declaración de febrero de 2021 que su propio análisis de la literatura científica no apoyaba el uso del medicamento contra el COVID-19. Sin embargo, el argumento que a veces esgrimen los partidarios es que, aunque el uso de la ivermectina no aporte beneficios evidentes, no puede hacer daño.

“Si no hay pruebas de que el producto funcione, entonces cualquier riesgo que el producto pueda transmitir es inaceptable”, dice Peter Lurie, presidente del Centro para la Ciencia en el Interés Público y ex comisionado asociado de la FDA. “Tenemos personas que han enfermado a causa de la ivermectina, que han malgastado un montón de dinero para ningún beneficio probado, y la preocupación es que la ivermectina está desviando a la gente de las cosas que realmente funcionan: las vacunas, las máscaras y el distanciamiento social”.

Además, los partidarios de la ivermectina, que posiblemente no hayan podido adquirir recetas del medicamento de sus médicos, pueden recurrir a la versión para animales que se vende en las tiendas de suministros agrícolas, sin saber la diferencia. La dosis recomendada para los animales es mucho mayor, y si las personas ingieren ivermectina en esa dosis alta, es probable que se envenenen, dice Michael Teng, virólogo sanitario de la Universidad del Sur de Florida.

Algunos escépticos de las vacunas también están recurriendo a la ivermectina para evitar contraer la COVID-19, a pesar de que no existen pruebas científicas sólidas que respalden esta conducta y de que los médicos advierten que no se debe utilizar la ivermectina durante períodos prolongados. A partir de ahora, la FDA afirma que la ivermectina sólo debe utilizarse o recetarse para la COVID-19 en el marco de un ensayo clínico, que a menudo implica el seguimiento y la vigilancia de la salud de los participantes inscritos.

Lo que desencadenó el frenesí de la ivermectina
La ivermectina se descubrió y desarrolló en la década de 1970. En la búsqueda de compuestos antiparasitarios, los científicos identificaron una nueva especie de bacteria -Streptomyces avermitilis- en el suelo de un campo de golf de Japón que erradicaba los gusanos en los ratones. Los microbios producían unas moléculas terapéuticas llamadas avermectinas, responsables de la desparasitación y que más tarde llevaron a la creación de un medicamento veterinario comercializado llamado ivermectina. En 1987, después de que los ensayos clínicos en humanos demostraran su eficacia contra la ceguera de los ríos causada por el gusano parásito Onchocerca volvulus, la FDA aprobó el fármaco para los humanos en 1996 con la marca Stromectol.

Desde entonces, la ivermectina ha llegado a ser reconocida como un tratamiento seguro para varias enfermedades tropicales causadas por parásitos que van desde los ácaros hasta los ascárides.

Por eso, cuando los científicos buscaron medicamentos genéricos seguros que pudieran reutilizarse para el tratamiento del COVID-19, la ivermectina entró en la lista.

Entre las primeras investigaciones figuraba un estudio publicado en línea en abril del año pasado que mostraba cómo dosis elevadas de ivermectina impedían la replicación del SARS-COV-2, el virus responsable de la COVID-19, en tubos de ensayo. Aunque los investigadores no probaron el fármaco para tratar o prevenir el COVID-19 en humanos o animales, el estudio fue noticia y despertó el interés del público en general por la ivermectina. La FDA no tardó en emitir una advertencia contra su uso para curar el COVID-19. Dos cartas enviadas al director de la revista expresaban su preocupación por la elevada dosis de ivermectina utilizada en los experimentos.

Alrededor de la misma época, un controvertido artículo que aún no había sido revisado por pares y que posteriormente fue retractado por completo, afirmaba una gran reducción de la mortalidad entre los pacientes con COVID-19 a los que se les había administrado ivermectina. Aunque el estudio no llegó a publicarse en una revista científica, contribuyó a popularizar la ivermectina en América Latina.

Mientras la eficacia y la seguridad de la ivermectina seguían siendo probadas en ensayos clínicos en todo el mundo, los resultados de una publicación de noviembre de 2020 dirigida por el investigador egipcio Ahmed Elgazzar renovaron el interés por el potencial del fármaco. El estudio preimpreso afirmaba una recuperación sustancial entre los pacientes de COVID-19 a los que se les administró ivermectina en las primeras fases de la infección y una reducción de la mortalidad superior al 90%. Pero las preocupaciones éticas llevaron a la retirada del trabajo en julio de este año.

“Es preocupante que la gente deposite su fe en un fármaco cuya eficacia contra el COVID no está demostrada”, afirma Teng. “Me gustaría que la gente se limitara a tomar la vacuna”.

About El Heraldo Latino (893 Articles)
A monthly bilingual newspaper serving East Boston, Chelsea, Revere, Everett, Winthrop, and others.

Leave a Reply