Inste a sus senadores a que ayuden a prevenir las enfermedades y muertes causadas por el calor

Queridos amigos,

Tras el paso del huracán Ida, la costa del Golfo se enfrenta a una devastadora pérdida de vidas y a daños en las infraestructuras, dejando a más de un millón de hogares y negocios sin electricidad, posiblemente durante el próximo mes. Esta semana, el índice de calor ha superado los 100 grados en Luisiana, y muchas personas se han quedado sin aire acondicionado, aumentando el riesgo para la salud y la vida de las personas. En todo el país este verano, seguimos viendo el calor extremo junto con otros riesgos: COVID-19, incendios forestales, inundaciones y huracanes.

La frecuencia y la gravedad de los días de calor extremo potencialmente mortales seguirán aumentando debido al cambio climático provocado por el hombre. La realidad es que, incluso si tomamos medidas hoy para reducir las emisiones que atrapan el calor, las emisiones del pasado ya nos han condenado a un cierto grado de calentamiento. Debemos hacer más ahora para prepararnos para los días de calor extremo y mantener a la gente segura y saludable.

Escriba hoy mismo e inste a sus senadores a apoyar la Ley de Prevención de Enfermedades y Muertes relacionadas con la Temperatura (HEAT).

Según el análisis que acabamos de publicar, a medida que el mundo se calienta, el calor extremo se cobrará un mayor número de víctimas en la salud, la vida y el sustento de los 32 millones de trabajadores al aire libre en Estados Unidos. Los trabajadores al aire libre tienen 35 veces más probabilidades de morir a causa de la exposición al calor que la población en general y podrían perder 55.400 millones de dólares en ingresos cada año desde ahora hasta 2065, a menos que tomemos medidas urgentes para reducir el calor extremo.

Más del 40% de los trabajadores al aire libre de Estados Unidos se identifican como afroamericanos, negros, hispanos o latinos, y corren un riesgo desproporcionado de perder unos 23.500 millones de dólares en ingresos anuales a mediados de siglo. Nadie debería tener que elegir entre su salud y su medio de vida.

La Ley de Prevención de Enfermedades y Muertes por Calor de 2021 fortalecería y ampliaría los esfuerzos interinstitucionales para hacer frente al calor extremo, proporcionaría 100 millones de dólares durante cinco años en asistencia financiera para proyectos comunitarios para reducir la exposición al calor extremo, y emitiría recomendaciones para la acción federal en cuestiones de salud por calor. La ley también requiere un estudio para identificar las lagunas en los datos que ayuden a informar sobre las políticas para abordar los problemas de salud por el calor relacionados con la justicia ambiental, la equidad, la planificación, la preparación y la respuesta de emergencia. Estas disposiciones garantizarán que la gente esté más segura frente a la amenaza mortal del calor.

La buena noticia es que podemos prevenir las enfermedades y muertes relacionadas con el calor. Diga a sus senadores que copatrocinen y sigan apoyando la Ley de Prevención de Enfermedades y Muertes por Calor. A medida que nuestros veranos siguen siendo más calurosos, el Congreso debe proteger la salud de las personas vulnerables a los efectos del calor extremo.

Atentamente,

Alicia Race
Coordinadora principal de divulgación sobre el clima
Unión de Científicos Preocupados

About El Heraldo Latino (893 Articles)
A monthly bilingual newspaper serving East Boston, Chelsea, Revere, Everett, Winthrop, and others.

Leave a Reply