¡Los Latinos Contamos!

TANIA

Por Tania Del Río Solórzano,                                                                       Oficina del Alcalde para el Avance de la Mujer

Muchas cosas emocionantes sucederán este año. Primero, es el inicio de una nueva década. Eso ya es mucho decir, pero hay más. Es un año olímpico, ya que en julio iniciarán las Olimpiadas de verano en Tokyo. Tendremos aniversarios importantes. El Tratado de Versalles, que dio final a la Primera Guerra Mundial, cumplirá cien años. Tambièn alcanza su centenario la decimonovena enmienda a la Constitución de Estados Unidos, que reconoció el derecho de las mujeres al voto. En diciembre, los argentinos tendrán la oportunidad de ver un eclipse solar total. Y como si alguien pudiera olvidarlo, las elecciones presidenciales en noviembre nos revelarán si el futuro nos depara una etapa post-Trump o si debemos esperar cuatro años más.

Pero hay otro acontecimiento importante que tendrá lugar este año y si usted no está sintonizado cien por ciento con las actividades del gobierno, puede no haberse enterado. Me refiero al Censo federal 2020. El Día Nacional del Censo oficialmente es el 1 de abril, aunque en ciertos lugares de difícil acceso, como algunas regiones de Alaska, ya inició el proceso. Brevemente explicaré qué es y por qué es sumamente importante que participe, sin importar su estatus migratorio.

El Censo es una encuesta nacional requerida por la Constitución. Se realiza cada 10 años. Su propósito es conocer cuántas personas residen en cada rincón de los Estados Unidos. Esto incluye a todas las personas sin importar su estatus migratorio, su situación de vivienda o falta de ella, su nacionalidad, raza, credo, sexo, o edad. Si resides en Estados Unidos, ¡cuentas!

Durante el mes de marzo, recibirá una carta en el correo de parte de la Oficina del Censo. Esta carta contiene instrucciones sobre cómo rellenar el formulario en línea para ser contado. Si usted no tiene acceso a una computadora, puede acudir de manera gratuita a cualquier rama de la biblioteca pública de Boston o de su lugar de residencia, y solicitar apoyo para responder al Censo. El formulario es simple y le tomará aproximadamente diez minutos completarlo. Una persona debe responder al Censo en representación de cada hogar. Consta de diez preguntas para esa persona y ocho adicionales para los demás residentes del hogar. También puede completarlo por teléfono. Puede obtener mayor información llamando al 877-EL-CENSO o enviando un mensaje de texto que diga “CENSUS”al 97779.

Los datos recogidos por el Censo tienen enormes consecuencias. Con base en los resultados se tomarán decisiones sobre cómo distribuir $800 mil millones en fondos del gobierno federal (¡provenientes de su bolsillo como contribuyente!) entre los estados. En el conteo pasado, esto significó aproximadamente $16 mil millones para Massachusetts. Y la decisión es generalmente simple: a mayor población, mayores fondos. Los siguientes programas de gobierno determinan los montos a distribuirse en Massachusetts con base en el Censo: Medicaid, Supplemental Nutrition Assistance Program (SNAP), Medicare, planeación y construcción de carreteras, apoyo de renta (Sección 8), Apoyos para Educación Especial (IDEA), Programa de Seguro Médico para Niños (CHIP), y Head Start.
El Censo también determina el nivel de representación que tendrá nuestro estado en Washington. A mayor población, mayor representación. En la Casa de Representantes, el número de representantes de cada estado es proporcional a su población. Tras el Censo de 2010, por ejemplo, Massachusetts perdió uno de sus diez escaños en el Congreso.

Boston tiene una de las tasas de respuesta del Censo más bajas de la nación. Debido a nuestra gran proporción de inquilinos, estudiantes e inmigrantes recientes, Boston es la novena más difícil de contar entre las cien ciudades más grandes de Estados Unidos.

Adicionalmente, los latinos somos un grupo especialmente difícil de contar. Tendemos a vivir en lugares de difícil acceso, como edificios de varias unidades. Nuestra comunidad consta de una alta proporción de inquilinos, que por tener más movilidad que los propietarios de vivienda, son más difíciles de ubicar. También, vivimos en hogares multigeneracionales y con relaciones complejas. Eso causa que los niños latinos hayan sido difíciles de incluir en el conteo históricamente. Por ejemplo, niños que residen una parte del tiempo con un miembro de su familia y en otro momento con otro, o niños que residan con alguien diferente a sus padres, a veces no se incluyen en el formulario, aunque deberían serlo. Finalmente, los adultos latinos somos más propensos a creer (erróneamente) que no es necesario incluir a los niños pequeños en el formulario.

Para nuestra comunidad migrante, otro de los principales obstáculos es el miedo. Muchas familias tienen miedo de que proporcionar sus datos pueda conllevar consecuencias adversas en sus casos de migración o por ser indocumentados. Es importante aclarar que estas consecuencias no existen, ya que el Censo tiene prohibido por ley compartir información con externos o con otras agencias de gobierno. Puede estar tranquilo de que su información se mantendrá privada.

Solo tenemos una oportunidad cada diez años para lograr un conteo completo. Estos datos informarán decisiones políticas importantes y determinarán las asignaciones de fondos federales durante una década. Nos afecta a todos. Le invito a perder cualquier miedo que tenga y a poner de su parte. ¡Los latinos contamos!

Tania Del Rio vive en Eagle Hill en East Boston con su familia. Estudió la maestría en políticas públicas en la Universidad de Harvard. Es Directora Ejecutiva de la Oficina del Alcalde para Avance de la Mujer. Le interesa promover la participación cívica de la comunidad latina en Estados Unidos y los derechos de las mujeres.
Email: taniadelriosolorzano@gmail.com
Twitter: @TaniaDelRioS

About El Heraldo Latino (679 Articles)
A monthly bilingual newspaper serving East Boston, Chelsea, Revere, Everett, Winthrop, and others.

Leave a Reply