Rasputitsa a Putin: ¿el clima podría frenar la invasión rusa?

Por EXPOKNEWS, 10 marzo 2022

En un panorama alentador para Ucrania… ¿el clima detiene a Rusia? Te compartimos si la llegada de los temporales podría ser suficiente para poner un alto.

Dos de los más peligrosos expansionistas de la historia, Napoleón Bonaparte y Adolf Hitler, vieron desmoronarse sus ambiciones y tropas frente a la impasividad y el desconocimiento de los territorios de la región que hoy está en guerra. Si esta historia se repite… ¿puede el clima detener a Rusia y las intenciones de Vladimir Putin?

Tal parece que el pueblo ucranianio tiene un aliado que no declarará su indignación o tomará sanciones burocráticas contra Rusia, sino que quizá podría frenar la acción militar que está viviendo Ucrania.

UNA GUERRA QUE ESTALLO EN NUESTRO TIEMPO

El conflicto entre Rusia y Ucrania tiene sus antecedentes cuando, tras la desintegración de la llamada Unión Soviética, se comenzaron a conformar nuevas repúblicas independientes, entre ellas Ucrania.

Esta nueva división geopolítica acarreó para Rusia una baja en su influencia en puertos y lugares estratégicos que ha intentado recuperar a toda costa, basta con ver la adhesión de Crimea y el reconocimiento que hizo de Donetsk y Lugansk, territorios pertenecientes a Ucrania, como independientes.

Aunado a esto, la intención de Ucrania por pertenecer a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) incrementó las hostilidades en la relación con Rusia, que desencadenaron en el inicio de la guerra el pasado 20 de febrero del 2022, bajo el argumento ruso de proteger a su población y frenar las ambiciones norteamericanas.

La expansión de la OTAN y el desarrollo militar del territorio de Ucrania por parte de la alianza es inaceptable para Rusia.

Desde ese momento, el mundo ha visto con expectación las acciones militares implementadas en varias ciudades de Ucranias, sin embargo, pese la condena por parte de organismos internacionales y la opinión pública, no se ha implementado una sanción concreta de intervención en apoyo a Ucrania.

CIFRAS DEL CONFLICTO

Las tropas rusas han atacado principalmente por tres frentes en el norte, cuyo objetivo es llegar a Kiev; el este donde intentará someter Jarkov y Sumy; y el sur desde Crimea para conseguir arrebatar a Ucrania su parte de costa al Mar Negro y al Mar de Azov.

El gobierno ucraniano —liderado por el presidente Volodímir Zelenski— ha estimado que 11,000 los militares rusos han muerto desde que se inició la invasión. Así como la destrucción de 285 tanques, 109 sistemas de artillería y 48 helicópteros enemigos.

Sin embargo, Putin tiene otras cifras, solo ha confirmado la muerte de 498 soldados y asegura que ha destruido 2,200 objetivos militares, 76 centros de mando, 111 sistemas de misiles antiaéreos, 71 estaciones de radar, 69 aviones de combate en aeródromos y 24 más en el aire, y 62 drones.

En tanto a las víctimas civiles, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) informó recientemente que ha documentado 406 civiles ucranianos fallecidos, entre ellos, al menos 27 son menores, mientras que entre los 1,207 heridos que reporta, calcula hay más de 40 niños.

¿EL CLIMA DETIENE A RUSIA?

Pese a las cifras, no han existido acciones reales que pongan fin a este conflicto o que llamen a la reconciliación de estas naciones, pero un nuevo aliado podría hacerlo y es que el clima detiene a Rusia con la llegada de la raspútitsa.

Esta última es una condición ambiental que se da, cuando por las altas temperaturas, la nieve invernal comienza a derretirse y ocasiona el ablandamiento de los suelos, provocando grandes cantidades de lodo.

Lo anterior hará que los tanques de guerra, vehículos militares y la movilización de tropas conlleve más recursos e incluso imposibilite su avance. Este mar de lodo podría conseguir ya que el clima detiene a Rusia como ni los tratados o sanciones económicas han logrado hacerlo.

Si a ello le sumamos que el cambio climático que ha repercutido en los ciclos del agua y los temporales, Ucrania podría tener de aliada a la fuerza de la naturaleza, que si bien debido a los avances tecnológicos —y a la clara ambición— no sería suficiente para ponerle fin a este conflicto, al menos daría más tiempo a que se estableciera una estrategia y a que los lideres mundiales tomaran un papel activo.

SANCIONES POR LAS ARMAS

Los llamamientos a bajar las armas por parte de los gobiernos y los organismos mediadores no han tenido grandes frutos. La Asamblea General de las Naciones Unidas ha pedido a Rusia que detenga su intervención.

En su reunión de emergencia, la primera desde 1997, la resolución fue aprobada con 141 votos a favor, cinco en contra y 35 abstenciones. Sin embargo, en términos precisos esto no implica un acción legal contra Rusia.

La única instancia que podría lograr una determinación con consecuencias sólidas es el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, pero debido a que Rusia es un miembro permanente, las sanciones no pueden ejecutarse.

Aunque sí han llegado de otra manera, por ejemplo, económicamente con la exclusión de los bancos rusos del sistema financiero SWIFT, la congelación de los activos del Banco Central ruso en la Unión Europea, Reino Unido, Estados Unidos y Canadá o la suspensión de actividades de Visa y Mastercard en Rusia.

Asimismo, grandes marcas han roto sus relaciones con la nación a cargo de Putin: Apple y Microsoft han suspendió la producción y la venta de sus productos en suelo ruso; Sony, Warner Bros y Paramount han dejado de promocionar sus películas y series en este país y Netflix confirmó que dejará todas las producciones originales que tenía pactadas en Rusia.

Además, el mundo del deporte ha tomado medidas severas contra los atletas y asociaciones rusas, se les ha pedido a sus deportistas en varias competencias no participar con su bandera e incluso equipos de futbol han quedado fuera de la UEFA.

Si bien en un panorama optimista el clima detiene a Rusia, lo cierto es que se requiere más que el comienzo de la raspútitsa para subsanar esta violación a la Carta de la Naciones Unidas y a la autonomía de las naciones soberanas. Solo el tiempo dictaminará si Ucrania está sola frente a la indumentaria rusa, que día a día avanza en su expansión.

About El Heraldo Latino (1043 Articles)
A monthly bilingual newspaper serving East Boston, Chelsea, Revere, Everett, Winthrop, and others.

Leave a Reply