El Senado avanza en la candidatura de Rachael Rollins para convertirse en la próxima fiscal de Massachusetts.

Por Andrea Estes y Travis Andersen, Boston Globe

La fiscal del distrito de Suffolk, Rachael Rollins, mostrada en octubre, se enfrentará a una votación final en el Senado.DAVID L. RYAN/GLOBE STAFF

El Senado votó el jueves por un estrecho margen a favor de la candidatura de la fiscal del distrito de Suffolk, Rachael Rollins, para ser la próxima fiscal del estado de Massachusetts, superando un obstáculo clave en una de las luchas partidistas más enconadas en torno a un candidato de la administración Biden.

La votación, 50-47, se produjo tras un animado debate en el que sus promotores, los senadores demócratas Ed Markey y Elizabeth Warren, elogiaron su innovador enfoque de la acusación, mientras que un republicano la tachó de reformista radical que quiere desmantelar el sistema de justicia penal desde dentro.

Rollins aún necesita una votación final en el pleno del Senado para ser confirmada.

Markey, que junto con Warren presentó el nombre de Rollins al presidente Biden en enero, hizo un apasionado alegato en el pleno del Senado, calificando a Rollins de “fiscal en su esencia”, que tiene un sólido historial de persecución de delincuentes que ha sido “distorsionado y mal caracterizado” por los republicanos.

“La oposición a Rachael Rollins no es más que una estratagema profundamente partidista para ganar puntos políticos a expensas del historial de una fiscal de distrito respetada, cualificada, valiente, negra y progresista. Es ofensivo y no está al servicio de la seguridad pública”, dijo Markey.

Warren dijo que Rollins hizo exactamente lo que prometió hacer cuando se presentó como candidata a fiscal de distrito, adoptando políticas innovadoras que “están diseñadas para mejorar la administración de justicia y reducir la delincuencia.”

Warren dijo que los homicidios se han reducido en Boston en un tercio durante los primeros nueve meses de 2021, un descenso que contrasta “fuertemente” con las tendencias a nivel nacional.

Pero el senador Tom Cotton, de Arkansas, que lideró la oposición a la nominación de Rollins en el Comité Judicial, dijo que Rollins es “tan radical” que no tiene precedentes como candidata a fiscal estadounidense.

No se pudo contactar inmediatamente con Rollins para que hiciera comentarios después de la votación.

En septiembre, el Comité Judicial se dividió en dos, 11-11, sobre la nominación de Rollins, con todos los miembros republicanos en contra. Debido a este punto muerto, era necesario que la mayoría de los senadores se pusieran de acuerdo para considerar su nominación. Y el jueves, el líder de la mayoría, Chuck Schumer, solicitó esa votación.

Todavía no se ha fijado una fecha para la votación de confirmación. Es probable que esa votación sea un reflejo de la del jueves, dijo un asesor de Markey. Tres republicanos no votaron. Si se oponen a ella en la votación final, el recuento sería de 50-50 y la vicepresidente Kamala Harris tendría que intervenir para emitir el voto decisivo.

Markey calificó de “verdaderamente indignante” la oposición a Rollins y el voto estancado del Comité Judicial en septiembre. Durante las últimas tres décadas, dijo, los senadores han aprobado los nombramientos presidenciales para fiscal de EE.UU. en las votaciones de voz, incluso cuando los miembros individuales estaban en fuerte desacuerdo con las opciones.

El Senado aprobó los 85 nominados a fiscal estadounidense del ex presidente Donald Trump, dijo Markey, “a pesar de estar en desacuerdo con los registros e ideología de múltiples nominados.”

Pero Cotton dejó claro en la audiencia del Comité Judicial en septiembre que lucharía contra su nominación hasta el final.

“La señorita Rollins parece medir el éxito como fiscal no por el número de víctimas y personas inocentes que protege, sino por el número de criminales que evita que afronten las consecuencias”, dijo Cotton en la audiencia. “Si es confirmada como fiscal de Estados Unidos, los cárteles y las bandas que alimentan la violencia y la muerte en nuestras comunidades estarán encantados”.

En el pleno del Senado el jueves, Cotton redobló la apuesta, diciendo: “Rachael Rollins cree que la justicia penal estadounidense es racista y está podrida hasta la médula”.

“Y los demócratas quieren ponerla a cargo de la persecución de los criminales en el estado más grande de Nueva Inglaterra. Rachael Rollins quiere destruir el sistema de justicia penal desde dentro. No es una hipérbole”.

Warren instó a sus colegas a apoyar a Rollins, llamándola “una dedicada servidora pública” que ha “dedicado su carrera a transformar el sistema de justicia penal para que realmente reduzca la delincuencia y proporcione una justicia igual para todos”.

Desde que se anunció su nombramiento, decenas de prominentes republicanos y demócratas de Massachusetts, así como funcionarios policiales no partidistas, defensores de la comunidad y miembros de la comunidad jurídica han escrito en apoyo de su nombramiento.

Entre los que se han pronunciado públicamente en su favor se encuentran el ex gobernador republicano William Weld, antiguos fiscales de EE.UU., los ejecutivos de las fuerzas del orden del condado de Suffolk y muchos otros. Son las personas que mejor la conocen, que han trabajado con ella y que conocen su historial de éxitos como fiscal, dijo Warren.

“Rachael ha implementado algunas políticas innovadoras – exactamente como ella prometió hacer cuando se postuló para fiscal de distrito”, dijo Warren. “Esas políticas pueden no ser las preferidas por algunos senadores, pero los hechos hablan por sí mismos”.

La votación del jueves siguió estrictamente la línea de los partidos, ya que los republicanos John Barrasso, de Wyoming, Bill Hagerty, de Tennessee, y John Thune, de Dakota del Sur, no votaron.

Jim Puzzanghera, del personal del Globe, y el corresponsal Jeremy C. Fox contribuyeron a este informe.

About El Heraldo Latino (1043 Articles)
A monthly bilingual newspaper serving East Boston, Chelsea, Revere, Everett, Winthrop, and others.

Leave a Reply