Por qué el impulso neoliberal de privatizarlo todo se está quedando sin gasolina

Por RICHARD D. WOLFF

La mayoría de los chilenos expulsaron recientemente los restos del dictador militar Augusto Pinochet, junto con las políticas de Milton Friedman y muchas intervenciones de Estados Unidos. Están trabajando en una Constitución radicalmente nueva. En Estados Unidos, el ex presidente Donald Trump y el presidente Joe Biden han hecho caso omiso de la ortodoxia neoliberal para impulsar y conseguir intervenciones masivas del gobierno en el capitalismo estadounidense. La mayor parte de lo que queda del capitalismo privado está sobreviviendo con un soporte vital gubernamental masivo y sin precedentes, monetario y fiscal. Una cansada repetición de la demonización al estilo de la Guerra Fría proporciona la cobertura ideológica para el neoliberalismo que se desvanece. Los dos partidos principales respaldan las enormes y crecientes intervenciones económicas del gobierno como políticas antichinas urgentemente necesarias e impulsadas por la seguridad nacional.

Compadézcanse de los pobres libertarios. Su audiencia se desvanece porque el mismo gobierno intruso al que culpan de todos los males económicos les exige lealtad en su lucha con China. El ex presidente Richard Nixon fue menos deshonesto hace 50 años cuando dijo: “Ahora todos somos keynesianos”. En cambio, el GOP de hoy habla de “economía conservadora”, pero se limita a discutir los detalles de la gigantesca creación de dinero y la financiación del déficit por parte del gobierno.

El decadente capitalismo estadounidense de hoy ya no puede repetir sus anteriores celebraciones anodinas de las empresas privadas y el libre mercado. Hay demasiadas cosas que van mal, que provocan críticas y que profundizan las divisiones en la sociedad estadounidense. La última vez que el capitalismo estadounidense tuvo un tropiezo tan grave -la Gran Depresión de la década de 1930- la salud pública no sufrió un fracaso masivo al mismo tiempo. Sin embargo, también entonces la crítica al capitalismo llegó lejos, a lo ancho y a lo profundo. Se expresó en la sindicalización por parte del Congreso de Organizaciones Industriales (CIO) de millones de personas, junto con el aumento de inscripciones en dos partidos socialistas y un partido comunista.

Sin embargo, el New Deal negociado por el ex presidente Franklin Delano Roosevelt y la clase patronal, por un lado, con la coalición de sindicalistas, socialistas y comunistas, por otro, logró entonces mucho más de lo que el presidente Biden pretende ahora. El péndulo osciló entonces mucho más allá de la empresa privada y el libre mercado hacia amplias y profundas intervenciones económicas del gobierno, ejemplificadas por la Seguridad Social, la compensación por desempleo, el salario mínimo y el programa federal de contratación. El péndulo ahora oscila igualmente, aunque menos lejos, de la tradición neoliberal de Margaret Thatcher y Ronald Reagan al capitalismo dirigido y regulado por el gobierno, centrado en “ganar” la competencia con China (o, como prometió Trump, castigar las “trampas” realizadas por los socios comerciales de Estados Unidos).

Entonces, los polos del debate económico reflejaban las oposiciones políticas. Se trataba de un capitalismo privado autorregulado y autocurativo frente a las intervenciones reguladoras del gobierno para salvar al capitalismo de su autodestrucción. Ahora, algo básico ha cambiado. Los tres colapsos capitalistas de 2000, 2008 y 2020, cada uno mucho peor que el anterior, más los fracasos para prepararse o hacer frente a COVID-19, dieron paso a una intervención económica gubernamental masiva y continua. La Reserva Federal ha destrozado todos los récords anteriores de creación de dinero. El Tesoro ha batido todos los récords anteriores de financiación de los déficits presupuestarios del gobierno con una deuda nacional en expansión. Los parámetros del debate económico entre el sector privado y el gubernamental han desaparecido, y han sido sustituidos por debates de facto sobre el tamaño, la duración y los beneficiarios u objetivos apropiados de las intervenciones gubernamentales, monetarias y fiscales.

Por supuesto, las intervenciones del gobierno en la economía fueron necesarias, solicitadas y obtenidas a lo largo de la historia de Estados Unidos por sus capitalistas privados. Pero estos últimos temían que la ampliación y, finalmente, el sufragio universal pudiera hacer que el gobierno sirviera a los intereses del trabajo (la mayoría) en lugar del capital (la minoría). Así que era importante demonizar las intervenciones económicas del gobierno, para comparar sus efectos de forma desfavorable con lo que el capitalismo privado había logrado y podía lograr todavía. Pero ahora lo que queda del capitalismo privado depende cada vez más de las intervenciones del gobierno y las espera como el equivalente a un soporte vital en situaciones médicamente extremas. La vieja demonización de la intervención económica del gobierno suena cada vez más vacía y fuera de la realidad. Para modernizar a Nixon, podríamos decir: “Ahora todos somos intervencionistas”. Y esto tiene sus efectos inevitables en los debates económicos en la academia, la política y los medios de comunicación.

Los libertarios acérrimos y otros partidarios del capitalismo privado de libre mercado agrupan cada vez más a liberales, socialdemócratas, “conservadores” insuficientes, keynesianos, socialistas y comunistas. Forman un bloque maligno y horrible de “los otros”, defensores de la intervención económica del gobierno. Si bien hay gradaciones entre ellos, que van desde Xi Jinping hasta Donald Trump y Joe Biden, todos son vistos como defensores de la intervención económica masiva del gobierno. Al articular tal perspectiva, los incondicionales se aíslan y marginan inadvertidamente, así como los debates económicos que los definen.

Proliferan los discursos contradictorios. Los funcionarios estadounidenses denuncian a las megacorporaciones privadas chinas por sus estrechos vínculos con el gobierno y el ejército chinos, como si sus homólogas estadounidenses no tuvieran vínculos comparables con el gobierno y el ejército de Estados Unidos. Los funcionarios chinos han celebrado sus logros “socialistas” de los últimos 25 años, como si China no hubiera invitado y permitido a las empresas capitalistas privadas entrar y alimentar esos logros. Cada vez más, los portavoces de las economías con mayor grado de capitalismo privado se refieren a las economías con mayor intervención gubernamental como “modelos” de los que hay que aprender. Así, “nosotros” debemos “aprender” de “ellos” para poder competir mejor con ellos.

Poco a poco se va comprendiendo que tal vez nunca fue apropiado centrar la atención analítica y la disputa doctrinal en los sectores privado y público de las economías capitalistas. Tal vez todos los capitalismos mezclaron empresas privadas y mercados libres con empresas públicas y empresas, mercados y actividades de planificación económica reguladas públicamente. Sabemos que los sistemas económicos esclavistas mezclaban empresas privadas esclavistas con empresas públicas esclavistas y regulaciones estatales de las empresas esclavistas. Sabemos que lo mismo ocurre con los sistemas económicos feudales. Es una distracción centrarse en la disputa entre lo privado y lo público como si fuera fundamental para entender el lugar del capitalismo en la historia y en la sociedad moderna.

Quizá la economía como disciplina esté cambiando de marcha para centrarse en un discurso y un debate básico diferente. A nivel micro, este debate contrastaría y compararía el funcionamiento y los efectos (económicos, políticos y culturales) de dos organizaciones alternativas de los lugares de trabajo. Una de ellas, el capitalismo contemporáneo -encarnado tanto en empresas privadas como públicas- supone una versión de las dicotomías heredadas de la esclavitud y el feudalismo. En estas dicotomías, una pequeña minoría -los esclavistas en la esclavitud, los señores en el feudalismo y los empresarios en el capitalismo- toma todas las decisiones clave en el lugar de trabajo, ocupa los principales puestos de poder y acumula una riqueza desproporcionada en relación con lo que obtiene la mayoría -esclavos, siervos y empleados-. La organización alternativa del lugar de trabajo lucha ahora por salir de las sombras y los márgenes de esos discursos y realidades dicotómicas. Presenta una organización comunal, colectiva o cooperativa del lugar de trabajo. En lugar de la jerarquía, esta alternativa es una organización horizontal que hace que todos los participantes del lugar de trabajo tengan el mismo poder. Cada uno tiene un voto para decidir democráticamente qué producir, cómo y dónde, y qué hacer con el excedente o los beneficios a los que contribuyen todos los participantes del lugar de trabajo. Se denominan empresas autodirigidas por los trabajadores, o EADS (véase Democracia en el trabajo: una cura para el capitalismo).

A nivel macro, el debate emergente se centraría en cómo las instituciones clave -los mercados, los aparatos de planificación, las relaciones entre los lugares de trabajo y las comunidades residenciales, las escuelas, el gobierno, los partidos políticos, etc.- se vincularían de forma diferente a las organizaciones empresariales alternativas. Todo el debate sobre el capitalismo frente al socialismo se reorganizaría entonces en torno a esta cuestión: qué organización empresarial -capitalista frente a la EDS- sirve mejor a los intereses de las comunidades que participan en dicho debate.

Los debates sobre el capitalismo frente al socialismo dejarían de ser sobre la propiedad privada frente a la pública y los mercados libres frente a los regulados por el gobierno (o planificados). En su lugar, se centrarían en las organizaciones jerárquicas-capitalistas frente a las democráticas-colectivistas de los lugares de trabajo (fábricas, oficinas y tiendas). La noción original de socialismo como crítica básica y alternativa al capitalismo volvería así a desplazar su desvío hacia los debates sobre lo privado frente a lo público.

Richard D. Wolff es profesor emérito de economía en la Universidad de Massachusetts, Amherst, y profesor visitante en el Programa de Posgrado en Asuntos Internacionales de la New School University, en Nueva York. El programa semanal de Wolff, “Economic Update”, es sindicado por más de 100 emisoras de radio y llega a 55 millones de receptores de televisión a través de Free Speech TV. Sus tres libros recientes con “Democracy at Work: A Cure for Capitalism”; “The Sickness is the System: When Capitalism Fails to Save Us from Pandemics or Itself”; además de “Understanding the Marxism”; “Understanding the Socialism” son muy leídos.

About El Heraldo Latino (934 Articles)
A monthly bilingual newspaper serving East Boston, Chelsea, Revere, Everett, Winthrop, and others.

Leave a Reply