Qué es la polémica “Sección de Desnaturalización” creada por Trump para retirar la nacionalidad estadounidense “a terroristas y criminales”

DESNATURALIZACIONHay más de 20 millones de ciudadanos naturalizados en Estados Unidos.

By Ritu Prasad, BBC News

El Departamento de Justicia de Estados Unidos (DOJ, por sus siglas en inglés) anunció esta semana la apertura de un departamento dedicado a la “desnaturalización”: el proceso por el cual se retira la ciudadanía estadounidense a alguien que no nació en el país.

Más de 20 millones de ciudadanos estadounidenses lo son por naturalización, y la llamada “Sección de Desnaturalización” ha generado confusión sobre cómo podría afectar a estos ciudadanos nacidos en el exterior.

Despojar a alguien de su ciudadanía continúa siendo una práctica inusual y el departamento ha subrayado que el objetivo del nuevo equipo serán los criminales.

No obstante, desde algunos sectores críticos se ha expresado preocupación por el aumento de los casos de desnaturalización presentados durante el gobierno de Donald Trump.

Según la fundación humanitaria Open Society Justice Initiative, la tasa promedio de solicitudes civiles de desnaturalización durante las últimas ocho presidencias fue de 12 al año; bajo el presidente Trump, se ese número se elevó a casi 30.

Pero, ¿en qué consiste exactamente esta nueva sección y cuán preocupados deberían estar los ciudadanos naturalizados en Estados Unidos?

¿Qué hará la “Sección de Desnaturalización?
De acuerdo al Departamento de Justicia, la nueva sección investigará y planteará los casos en los tribunales.

El departamento señala que la sección fue creada debido al incremento previsto en el número de recomendaciones de desnaturalización presentadas por las agencias de seguridad.

El equipo se centrará en terroristas, criminales de guerra, delincuentes sexuales y “otros estafadores”, anunció el DOJ.

El secretario de Justicia adjunto, Jody Hunt, consideró que permitir a estos criminales que continúen siendo ciudadanos ilegalmente “es una afrenta a nuestro sistema”.

El objetivo de este equipo serán los individuos sospechosos de haber obtenido la ciudadanía ilegalmente y “asegurarse de que respondan por su conducta fraudulenta”, añadió Hunt.

El abogado especializado en asuntos migratorios Allen Orr le dijo a la BBC que el DOJ ya manejaba ese tipo de casos antes. En su opinión, esta nueva sección es mayoritariamente para aparentar.

¿Hay algún precedente?
Sin duda alguna, el proceso de desnaturalización es anterior al gobierno de Trump.

El gobierno de EE.UU. ha revocado la ciudadanía numerosas veces en el pasado, a partir del siglo XX en adelante por diferentes razones, explica Patrick Weil, profesor invitado de la Facultad de Derecho de la Universidad de Yale.

Durante la Segunda Guerra Mundial, existió una oficina parecida en el DOJ que se centraba en estadounidenses pronazi o fascistas que habían obtenido la ciudadanía.

Décadas después, se creó una oficina de investigaciones especiales para indagar sobre estadounidenses que no habían revelado sus vínculos nazis. Esa oficina, creada en 1919, inició procesos contra unos 150 individuos.

En 2004, esa oficina se expandió para incluir a ciudadanos que habían obtenido la ciudadanía y que habían participado en genocidio o crímenes similares en cualquier parte del mundo, ahondó Weil.

¿Cómo es el proceso de naturalización?
En resumen, esto es lo que deben hacer los residente que solicitan la ciudadanía en EE.UU.:

Haber adquirido legalmente el documento de residencia permanente (la denominada “green card”)

Probar que se ha vivido en Estados Unidos de forma continua durante al menos cinco años

Poder hablar, leer y escribir en inglés básico

Demostrar un conocimiento básico de la historia y la educación cívica en EE.UU. (se debe pasar un examen)

Inscribirse en el llamado Servicio Selectivo -lista de candidatos disponibles para el servicio militar en la eventualidad de que se decrete un estado de emergencia bélica y el gobierno determine reclutar soldados forzosamente- si eres un hombre entre los 18 y 26 años

Pagar US$640 para el proceso de solicitud

La actual solicitud para obtener la ciudadanía tiene 20 páginas e incluye preguntas sobre los días que se ha pasado fuera de EE.UU. en los últimos cinco años, sobre la venta de armas, sobre alcoholismo, la admisión en una institución mental, y sus relaciones -directas o indirectas- con comunistas, terroristas y nazis.

El proceso finaliza con un juramento de lealtad, en la que se “renuncia absoluta y completamente” a todos los otros vínculos de nacionalidad.

¿Deberían preocuparse los ciudadanos naturalizados?

“El gobierno de Trump dirá que si no has hecho nada malo, no tienes nada que temer”, señala Orr.

Pero, aunque el departamento asegura que irá contra delincuentes peligrosos, Orr sostiene que hay mucho espacio para la interpretación.

“Explicaron que revisarán los casos que les han recomendado: ¿recomendados cómo y por quién? ¿Es aleatorio?”, se pregunta.

Orr le dijo a la BBC que cree que el departamento podría estar examinando más de cerca a los estadounidenses naturalizados de países de mayoría musulmana, personas de color y hombres, a pesar de que sus procesos ya fueran aprobados por las autoridades.

El letrado sostiene que las nuevas tecnologías y la reciente digitalización de archivos podrían permitir una revisión más exhaustiva comparado con años anteriores, teniendo en cuenta, además, que el proceso para la desnaturalización no prescribe.

¿Cómo se le retira la ciudadanía a alguien?

Dicho esto, incluso si el gobierno federal lleva ante los tribunales más casos de desnaturalización, eso no quiere decir que todos fructifiquen.

“Los tribunales han sido muy protectores en cuanto a la ciudadanía estadounidense”, indica el profesor Weil.

El experto cita una decisión de la Corte Suprema en junio de 2017, en la que los magistrados fallaron unánimemente que el gobierno debe demostrar que se había producido algún crimen en el proceso de adquisición de la ciudadanía.

Como la magistrada Elena Kagan escribió: “Nunca hemos leído una legislación para despojar de la ciudadanía a alguien que cumplió con los criterios legales para adquirirlo”.

No concierne crímenes cometidos después de adquirir la ciudadanía.

“Así que, por ejemplo, si mentiste sobre tu fecha de nacimiento, eso no va a ser una razón para retirarte la ciudadanía porque tu fecha de nacimiento no hubiera obstaculizado tu naturalización”, afirma el profesor Weil.

¿Que dice la política de “desnaturalización” sobre la ciudadanía estadounidense?

La medida sin duda se enmarca en el creciente objetivo del gobierno de Trump de “arreglar” el sistema migratorio de EE.UU.

El profesor Weil considera que este anuncio parece ser un método para ganar votantes en el crucial año electoral en el país, en un momento en el que la base de Trump está “encantada de que se posicione de manera muy dura contra aquellos que no debería ser ‘estadounidenses'”.

El asunto también recuerda algunas cuestiones culturales recurrentes en torno a la jerarquía en términos de ciudadanía: ¿son los estadounidenses naturalizados diferentes de algún modo a aquellos nacidos en Estados Unidos?

“¿Llegaste algunas vez a ser realmente ciudadano estadounidense?”, se pregunta Allen Orr. La mayoría de los estadounidenses son descendientes de inmigrantes, pero los estadounidenses naturalizados que cometen crímenes frecuentemente son vinculados a su lugar de nacimiento, subraya.

“¿Por qué eso se vuelve parte de la conversación si no forma parte del crimen?”

“Lo hacen para decirte que quien lo hizo es una amenaza extranjera, no un ciudadano estadounidense”, subraya Orr. “Se trata de más lenguaje divisorio: nunca llegarás a ser realmente un estadounidense”.

About El Heraldo Latino (726 Articles)
A monthly bilingual newspaper serving East Boston, Chelsea, Revere, Everett, Winthrop, and others.

Leave a Reply