Realmente: ¿Para qué sirve la escuela? La agenda oculta de la educación pública

La exploración despierta el apetito por el conocimiento, la creatividad, el pensamiento crítico, la iniciativa, el análisis, la crítica, la responsabilidad social, etc.

“no copyright infringement is intended”

Por Pilar Baselga

Después de pasar tantos años confinados en la escuela, desde el kinder hasta terminar la secundaria, la juventud sale a la vida sin saber hacer nada: no sabe presentar un recurso administrativo, hacer la declaración jurada, analizar un texto impreso, entender cómo se
genera y vota una ley, entender la bolsa, cambiar una rueda, cocinar o coser, plantar un árbol, arreglar un grifo, redactar los estatutos de una sociedad, conocer los derechos laborales de los trabajadores, redactar un contrato o un curriculum…

Tampoco sabe ser asertiva, gestionar sus emociones, procesar sus duelos. NADA de lo que es fundamental para el ciudadano se enseña en la escuela. Entonces ¿Qué hacemos, durante nuestros mejores años para aprender, encerrados entre cuatro paredes memorizando datos inútiles?

El análisis de la historia y curriculum de la educación me ha aclarado que esta situación de invalidez de la masa NO ES CASUALIDAD: está diseñada porque el sistema económico imperante necesita una masa sumisa y desvalida y esto lleva en marcha desde el siglo XIX.

Porque como el ser humano es muy inteligente por naturaleza, hay que controlarlo rigurosamente para que no desarrolle sus grandes capacidades innatas.

Atenas no tenía escuelas. Esparta sí. Un dato significativo de que no es necesario tener escuelas para generar pensamiento en la sociedad.

Leonardo da Vinci y Velázquez no fueron a la escuela en absoluto. Tomas Edison, Benjamin Franklin, George Washington sólo fueron un par de años a la escuela. Y lo mejor, ni Shakespeare ni Cervantes fueron a la escuela.

Todos se formaron en el ámbito familiar, con la vida y por deseo personal, no por imposición. Es decir que las escuelas no son necesarias para desarrollar nuestras capacidades naturales. Basta que alguien de tu entorno te enseñe a leer y a escribir con el AEIOU.

Entonces si está históricamente comprobado que el ser humano NO necesita ir a la escuela para desarrollar su genio innato, será que la escuela tiene otro propósito.

En este espacio describiré que la escolarización forzosa moderna es de origen espartano y militar, nació en 1819 en Prusia tras la derrota en Jena basándose en la cría y adiestramiento animal; la escuela de castas hindú aportó métodos de adiestramiento en la sumisión que serían imitados por la Inglaterra clasista, darwinista y eugenista y, con el desarrollo de la psicología experimental de Wundt en Leipzig, sus principales seguidores Pavlov, Dewey, Thorndike y Skinner, experimentando con ratas, niños y adultos en
laboratorios, con lobotomias, electrochoques y drogas químicas, diseñaron métodos de adoctrinamiento con el único fin de lograr el control mental de la población para transformar a los seres humanos, naturalmente inteligentes y creativos, en una masa
irresponsable, miedosa y obediente: el ejército de trabajadores pacíficos que el sistema económico industrial corporativo y el Estado de bienestar necesitaban.

Y esta educación forzosa no entiende de derechas ni de izquierdas, sino de grandes monopolios y corporaciones.

La educación obligatoria no es otra cosa que ingeniería social.

About El Heraldo Latino (679 Articles)
A monthly bilingual newspaper serving East Boston, Chelsea, Revere, Everett, Winthrop, and others.

Leave a Reply