Portada: Suffolk Downs

Por Luis Bravo

El alcalde Martin J. Walsh de Boston y el alcalde Brian Arrigo de Revere se unieron el año pasado para presentar una propuesta formal a la solicitud de Amazon para la construcción de su segunda oficina central (HQ2) después de haber quedado finalistas junto con Washington D.C. de una lista de 20 ciudades candidatas alrededor del país.

En esta propuesta, los alcaldes destacaron la excelencia de una fuerza laboral altamente educada y calificada en el campo de la tecnología y la ciencia; las virtudes de su sistema de transporte y su fuerte conectividad; la visión de un futuro innovador que se describe a través del programa de la alcaldía “Imagine Boston 2030”; una economía fuerte, emergente y en constante crecimiento; una actitud fuertemente inclinada hacia la eficiencia energética, conservación del medio ambiente y reducción de la contaminación; la tendencia a la creación de espacios abiertos y acceso a parques; y el orgullo de ser una ciudad cosmopólita que alberga un conglomerado de residentes que provienen de más de 100 países y en donde se celebra la diversidad cultural y étnica.

Amazon espera generar con esta segunda sede corporativa unos 50,000 empleos bien remunerados en los próximos 15 años, para lo cual invertirá más de $5 mil millones en la construcción de sus nuevas oficinas, generando además miles de empleos adicionales, e inversiones paralelas de miles de millones de dólares en las comunidades aledañas.

La propuesta también destaca el auge económico y demográfico de Boston con una proyección de 724,000 residentes aproximadamente para el año 2030, lo que ha generado una gran demanda de vivienda, que la ciudad está empeñada en satisfacer al agregar 53,000 nuevas unidades de vivienda para ese año.

El terreno de Suffolk Downs – que no pudieron ocupar ni el Casino ni Wynn Resorts – aparece como un espacio abierto de 160 acres disponibles para la construcción de un buen proyecto, por que se encuentra cerca de la costa, al aeropuerto y al centro de la ciudad, cuenta con dos estaciones de trenes de la Línea Azul del MBTA, y ofrece óptimas condiciones para el tránsito, la conectividad, el comercio, la educación y el desarrollo comunitario. Estas características del terreno de Suffolk Downs le dan la oportunidad de rediseñar y transformarse en un nuevo vecindario de uso e ingresos mixtos con un significativo potencial de inversión tanto en Boston como en Revere. Además, Suffolk Downs puede estar rodeado de tiendas, restaurantes, instalaciones recreativas, espacios abiertos y vida nocturna, que le darán la categoría de ser una ubicación óptima para vivir, trabajar y disfrutar.

Pero la propuesta también ofrece otros vecindarios de Boston que también pudieran albergar el HQ2 de Amazon. Lugares como el Boston Waterfront y el Centro de Boston; South End, Back Bay, Roxbury y Widett Circle; y Allston/Brighton y South Station, tendrían que pasar por los procesos locales de permisos y sobretodo procesos comunitarios para que las propuestas evolucionen como resultado de las conversaciones con la comunidad específicamente, Amazon y otras partes interesadas.

Dado el tamaño, alcance e impacto inevitable del desarrollo propuesto, es imperativo contar con un robusto proceso comunitario, transparente y orientado sobretodo al beneficio de los residentes y no solo al beneficio de los desarrolladores.

Es hora de que HYM Investment Group (HYM) actual desarrollador del terreno de Suffolk Downs comience un fuerte diálogo bilingüe con la comunidad para solicitar comentarios sobre la visión de sus planes en las reuniones con los vecinos de East Boston y Revere para maximizar la participación de los residentes.

HYM debe considerar dentro de sus planes que East Boston y Revere son vecindarios que cuentan con una gran población de inmigrantes que trabajan muy duro en la industria de los servicios de hotelería y restaurantes, construcción, jardinería y otros que enfrentan actualmente muchos problemas. Justamente, uno de esos principales problemas es el de la gentrificación, el desalojo y desplazamiento de familias enteras que no pueden pagar los altos costos de la renta, y no encuentran vivienda asequible por ningún lado.

Otro problema que enfrentan, es la quiebra de pequeños negocios que han prestado servicios por décadas; contaminación ambiental por la congestión vehicular severa ocasionada por la presencia de más carros en sus calles y la contaminación que produce el aeropuerto con sus aviones y la expansión de su Terminal E y la construcción de su playa de estacionamiento para 5,000 carros; falta de programas extracurriculares para antes y después de la escuela para niños y jóvenes; y la constante y creciente amenaza de inundaciones costeras por el aumento del nivel del mar y eventos climáticos severos debido al cambio climático.

HYM debe considerar que a medida que se vaya desarrollando Suffolk Downs, los residentes también van a enfrentar problemas con los buses y trenes del transporte público del MBTA, congestión vehicular tanto en la Ruta 1A como en las estrechas calles de East Boston y Revere, así como con la conexión con Boston al otro lado del túnel.

Por eso HYM debería ir planificando la inversión en mejorar el transporte público actual y en alternativas que mejoren la fluidez del transporte, porque sino su gran inversión convertiría en un caos el área y dejaría de verse como un gran desarrollo.

HYM debe recordar que el proyecto de Suffolk Downs debe permanecer enfocado en las necesidades económicas de East Boston y Revere durante y después del proceso de construcción, por lo cual debería darle prioridad a la contratación de personal proveniente de estas ciudades, ofreciéndoles los derechos y beneficios laborales que contemplan las leyes estatales y federales, y salarios dignos que les permitan sentir la prosperidad de la zona y de sus familias, lo cual significa que debería de olvidarse de ofrecer salarios corporativos y neoliberales, en donde se exprime al empleado, se le explota y luego se desecha.

La vivienda es otro aspecto que HYM debería de considerar para proseguir con sus planes para el desarrollo de Suffolk Downs. Así como Boston se jacta y se enorgullese de ser una ciudad muy diversa, así de diverso es su nivel socio-económico, en donde la base de la pirámide social está conformada por casi el 60% de residentes de origen Latinoamericano, los cuales representan altos niveles de pobreza, educación muy limitada, una miope visión de futuro, y son víctimas junto con las otras culturas y los blancos pobres de la gentrificación, el desalojo y desplazamiento producido justamente por estos desarrollos urbanos promovidos por la ciudad. Entonces HYM debería de considerar la construcción de una buena cantidad de vivienda asequible para este segmento de la sociedad, al mismo tiempo que desarrolla vivienda económica y de alto nivel para este complejo.

En conclusión, HYM planea construuir una planta muy grande en un sitio con una de las mejores ubicaciones, y pase lo que pase, con Amazon o sin Amazon, construirá 16.5 millones de pies cuadrados de nuevos espacios residenciales, comerciales, de oficinas, hoteles, y laboratorios.

Once millones de pies cuadrados para Boston, y 5.5 millones para Revere. Por eso esperamos que HYM lleve a cabo un proceso abierto y transparente en donde se tenga la oportunidad de revisar la letra pequeña de los acuerdos que se logren concertar; y se tomen en cuenta los aportes de la comunidad, de esa comunidad que va a sufrir más seriamente los estragos del desarrollo de Suffolk Downs.

About El Heraldo Latino (705 Articles)
A monthly bilingual newspaper serving East Boston, Chelsea, Revere, Everett, Winthrop, and others.

Leave a Reply