Espacio Emocional: El Trastorno de Hiperactividad por Déficit de Atención (THDA)

Por Alicia Núñez P.
Psicóloga Clínica, Psicoterapéuta

Primero que nada comencemos por definir lo qué es el Trastorno de Hiperactividad por Déficit de Atención – THDA, (conocido en Inglés como Attention Deficit Hyperactivity Disorder (ADHD). Por lo que se considera que es una problemática en la que hay dificultad para concentrarse, y no ser capaz de controlar el comportamiento.

CAUSAS

Se considera que este trastorno de hiperactividad con déficit de atención (THDA) a menudo comienza en la niñez, y puede continuar en la adultez. También se ha encontrado que se diagnostica más a menudo en niños que en niñas.

No se conoce una causa. Puede estar vinculado a los genes y a factores en el hogar o sociales.

Por este motivo, es que muchas personas tienden a desconfiar de la existencia de este diagnóstico. ¿Por qué? porque cuando los padres tienen dificultades en la crianza, en el manejo de la disciplina y los límites, pueden aparecer manifestaciones conductuales similares, y los especialistas en el deseo de satisfacer las expectativas de los padres pueden diagnosticar sin que realmente lo que esté presente sea el trastorno.

De allí, la importancia de acudir a un especialista que no sólo pueda hacer un diagnóstico correcto, sino que también pueda indicar o practicar el tratamiento adecuado.

Cuando realmente existe el trastorno, puede aparecer bajo las siguientes formas:

• No ser capaz de concentrarse (desatención o falta de atención)                                              • Ser extremadamente activo (hiperactividad)                                                                                • No ser capaz de controlar el comportamiento (impulsividad)

Algunas personas con THDA tienen principalmente síntomas de desatención. Algunos tienen principalmente síntomas impulsivos e hiperactivos. Otros tienen una combinación de estos comportamientos.

Conozca los síntomas para encender la señal de alarma y acudir al especialista cuando haya suficientes motivos:

SINTOMAS DE DIFICULTAD DE ATENCION

• No presta atención cuidadosa a los detalles o comete errores por descuido en el trabajo escolar.                                                                                                                                                     • Tiene problemas para enfocarse durante las tareas o juegos.                                                   • No escucha cuando se le habla directamente.                                                                               • No sigue instrucciones y no termina el trabajo escolar o los deberes.                                   • Tiene problemas para organizar sus tareas y actividades.                                                       • Evita o le disgustan las tareas que requieran esfuerzo mental continuo (como las tareas escolares).                                                                                                                                                • Con frecuencia pierde objetos, como las tareas escolares o juguetes.                                     • Se distrae fácilmente.                                                                                                                        • A menudo es olvidadizo.

SINTOMAS DE HIPERACTIVIDAD

• Juega o se retuerce en su asiento.                                                                                                    • Abadona su asiento cuando debe permanecer sentado.                                                              • Corre y trepa excesivamente cuando no debería hacerlo.                                                         • Tiene dificultad para jugar o trabajar en forma silenciosa.                                                      • A menudo está “en movimiento” o actúa como si fuera “impulsado por un motor”.            • Habla todo el tiempo.

SINTOMAS DE IMPULSIVIDAD

• Emite respuestas antes de que termine de escuchar la pregunta.                                           • Tiene problemas para esperar su turno.                                                                                       • Se entromete o interrumpe a los demás (irrumpe en conversaciones o juegos).

Muchas de las señales mencionadas anteriormente van presentándose conforme el niño crece. Para que estos problemas se diagnostiquen como THDA deben estar fuera del rango normal para la edad y desarrollo de la persona.

¿COMO SE DIAGNOSTICA?

No hay ninguna prueba que pueda diagnosticar el THDA. El diagnóstico se basa en un patrón de los síntomas mencionados anteriormente. Cuando se sospecha que un niño tiene THDA, los padres y maestros a menudo participan en la evaluación.

La mayoría de los niños con THDA tienen al menos otro problema de salud mental o del desarrollo. Este problema puede ser un trastorno del estado de ánimo, de ansiedad o de uso de sustancias. O puede ser una discapacidad de aprendizaje o un trastorno de tic.

¿CUAL ES EL TRATAMIENTO?

Medicinas: Las medicinas combinadas con psicoterapia con frecuencia funcionan mejor. Diferentes medicinas para el THDA se pueden usar solas o combinadas con otras medicinas. El médico decidirá cuál medicina es la apropiada basado en los síntomas y en las necesidades de la persona.

Los psicoestimulantes (también conocidos como estimulantes) son las medicinas que más comúnmente se utilizan para el THDA. Aunque estos fármacos se denominan estimulantes, realmente tienen un efecto tranquilizante en las personas con este trastorno.

Algunas de las medicinas para el THDA tienen efectos secundarios. Si la persona presenta estos efectos, comuníquese con el médico inmediatamente. Es posible que sea necesario cambiar la dosis o la medicina misma.

Terapia: Un tipo común de terapia para el THDA se llama terapia conductual. Esta les enseña a los niños y a los padres comportamientos saludables y cómo manejar comportamientos perjudiciales.

Para un THDA leve, la terapia conductual sola (sin medicinas) puede ser eficaz. Otras sugerencias para ayudar a un niño con THDA incluyen:

• Comunicarse regularmente con el profesor del niño.                                                                 • Mantener un horario diario, que incluya horas regulares para las tareas, las comidas y las actividades.                                                                                                                                       • Hacer los cambios de horarios con anticipación y no a última hora.                                       • Limitar las distracciones en el ambiente del niño.                                                                       • Asegurarse de que el niño consuma una alimentación saludable y variada, con bastante fibra y nutrientes básicos.                                                                                                     • Cerciorarse de que el niño duerma lo suficiente.                                                                         • Elogiar y premiar el buen comportamiento.                                                                                • Mantener reglas claras y constantes para el niño.

 

Alicia Núñez P.                                                                                                                          Psicóloga Clínica. Psicoterapeuta                                                                                                  Terapia Familiar y Psicología Femenina                                                                                Doula. Consejera de Lactancia                                                                                          Instagram y Twitter: @spacioemocional                                                                          Facebook: Espacio Emocional                                                                                                        Página Web: www.espacioemocional.com

About El Heraldo Latino (411 Articles)
A monthly bilingual newspaper serving East Boston, Chelsea, Revere, Everett, Winthrop, and others.

Leave a Reply