Reforma fiscal republicana: ¡Todo el poder para los multimillonarios!

Por Luis Bravo

Un Congreso dominado por los republicanos acaba de aprobar una reescritura masiva del actual código tributario que terminará otorgando aproximadamente $ 1.5 trillones de dólares en recortes de impuestos a las corporaciones más ricas de los Estados Unidos durante los próximos 10 años.

Con el fin de compensar esta gran pérdida de ingresos para el gobierno federal, el Congreso aumentará drásticamente las obligaciones tributarias para los trabajadores.

Esta es la transferencia de riqueza más significativa desde que Reagan inició su plan de impuestos en 1986. Comunidades enteras se transformarán y devastarán, la desigualdad de ingresos continuará profundizándose y las empresas se volverán aún mucho más ricas.

Este es el mundo que el Congreso de Estados Unidos busca crear.

Uno esperaría que un cambio tan masivo en nuestra sociedad haya sido acompañado por un largo y reflexivo proceso lleno de debate y análisis. Sin embargo, nada de eso ocurrió cuando se materializó este plan actual.

En cambio, el plan fue escrito y aprobado en un tiempo récord, principalmente a puertas cerradas, al que solo pueden acceder las empresas de cabildeo y los donantes adinerados. Se escribieron casi 500 páginas y luego se votaron horas después, antes de que ninguna de ellas fuera votara siquiera. Sin embargo, hay un método para la locura. Si el público tuviese tiempo para leer y analizar este documento, el plan seguramente habría muerto ya que las personas se darían cuenta de lo seriamente que se verían perjudicadas. En vez de eso, necesitaba ser atravesada con un mínimo de supervisión o controles y equilibrios del público. Era la única forma en que podía ganar la aprobación. Ha sido un proceso verdaderamente antidemocrático.

IMPACTO EN EL CUIDADO DE LA SALUD

Tómese un momento para considerar los cambios a la Ley de Cuidado de Salud Asequible (Affordable Care Act – ACA), como por ejemplo, Obamacare.

El plan tributario dejará de exigir que las personas estén aseguradas en virtud del mismo, lo que desestabilizará aún más el mercado para una atención médica más asequible.

Muchos millones de personas dependen de los planes de seguro bajo mandato de ACA para evitar la ruina financiera total en caso de un problema de salud grave.

Estas personas de repente no serán asegurables o se verán obligadas a pagar por planes de salud que brinden incluso menos que el mínimo de atención.

Mientras que en el tema de la atención médica, el Congreso ha decidido finalizar el Programa de Seguro de Salud para Niños (CHIP).

Esto significa que 8 millones de niños, personas que son demasiado jóvenes para pagar la atención médica, se verán obligados a vivir y morir sin ella.
En el otro extremo del espectro están las corporaciones que ganan miles de millones de dólares en ganancias cada año.

Disfrutarán de un recorte de impuestos de aproximadamente 35 por ciento a 21 por ciento, uno de los más grandes en la historia reciente, lo que resulta en un déficit presupuestario de casi $1.5 billones.

Tenga en cuenta que estas son corporaciones que ya casi no pagan impuestos, como Apple Inc, que en realidad es una compañía irlandesa, no estadounidense. Debido a que están domiciliados en Irlanda, disfrutan de una tasa de impuesto del 0 por ciento, siempre que conserven su dinero en el extranjero. Los pocos fondos que tienen en EE.UU., ahora serán gravados a un 21 por ciento significativamente menor.

Esto sin mencionar la compleja red de sociedades de responsabilidad limitada, fondos de las Islas Caimán y vehículos especiales de inversión que las empresas utilizan para evadir y evitar los impuestos por completo.

Actualmente, casi la mitad de la riqueza en los Estados Unidos es propiedad de tres hombres y, sin embargo, esto no es suficiente dinero. Se debe tomar más de la clase trabajadora a través de este plan fiscal despiadado para alimentar el hambre desesperado del capital.

EL GOP ESTA BIEN CON UN DEFICIT CRECIENTE SI ESO SIGNIFICA RECORTAR SERVICIOS, AUMENTAR LOS IMPUESTOS A LOS POBRES

La reducción masiva de los ingresos aumentará el déficit presupuestario, algo contra lo que el Partido Republicano se ha opuesto durante mucho tiempo.

¿Por qué están tan dispuestos a reducir los ingresos federales y aumentar el déficit? Porque significa, en última instancia, que según sus propias reglas presupuestarias, en última instancia, tendrán que recortar aún más servicios en un intento de equilibrar el presupuesto.

La verdad es que el Partido Republicano no tiene ningún interés en beneficiar a los millones de personas que viven en los Estados Unidos. Cuando dicen “hacer grande a Estados Unidos”, “América” para ellos significa los ultra ricos.

Su papel es potenciar y expandir los intereses del capital de los EE. UU. Después de haber robado a los niños de la salud, Trump miró a una multitud cuyo valor neto combinado contrasta con el de la mayoría de los países y los llamó “Gente muy, muy especial”.
Mientras que Trump exaltó a estas personas que habían “trabajado durante años” para lograr este masivo regalo a las corporaciones, ignoró, por supuesto, a las millones de personas que deben trabajar durante años para tener suficiente comida para sobrevivir.

¿EL PROBLEMA ES LA “FALTA DE CORAJE” DE PARTE DE LOS DEMOCRATAS? 

Sin embargo, no olvidemos al Partido Demócrata. Sería un error no culparlos. Como demostró la reciente derrota de su ungida candidata Hillary Clinton, quienes son, y siempre han sido, un partido de los bancos, del estado de guerra y de la clase capitalista.

Se hicieron algunos titulares en los que los demócratas daban a entender que posiblemente amenazarían con el cierre del gobierno si algunas de sus demandas no se abordaban en el plan fiscal.

Esta fue una estrategia muy amada del Partido Republicano durante la administración de Obama, por lo que se estableció un precedente. En el último momento, el Partido Demócrata retrocedió amenazando “hablar” del Partido Republicano.

Después de no haber ganado nada sustancial o vinculante, el Partido Demócrata rápidamente retrocedió despejando el camino para la mayor transferencia de riqueza en la historia de Estados Unidos.

Algunos en la izquierda lamentan la “falta de corage” de los demócratas, aunque decir esto se basa en la creencia incorrecta de que los demócratas desean que el plan fiscal fracase porque no están de acuerdo con sus objetivos. Nada podría ser más falso. Los demócratas desean profundamente recortes de impuestos para los ricos porque sus donantes multimillonarios también exigen tales recortes y reformas. Sin embargo, querían que este logro ocurriera bajo un Congreso controlado por los Demócratas en el que podrían tomar el crédito. Esto habría sido un valioso punto en su haber, asegurando contribuciones aún mayores de los más ricos de la sociedad. En cambio, tuvieron que ver a los republicanos lograr esto y, por lo tanto, somos testigos de su indignación fingida.

¿QUE PODEMOS HACER?

¿Por qué sucede esto y qué podemos hacer al respecto?. Los movimientos políticos progresistas han llegado a un punto bajo hoy en día debido a su lealtad al Partido Demócrata, un partido que es experto en cooperar con las demandas radicales y progresistas para garantizar que esas demandas permanezcan desdeñadas. Nadie que se identifique como “progresista” puede creer realmente que un partido respaldado y financiado por Goldman Sachs o Walmart tiene realmente en mente los intereses de la clase trabajadora y los pobres.

Mientras más pronto la gente se dé cuenta de que el Partido Demócrata representa un cementerio para los movimientos sociales, más pronto podremos comenzar el trabajo de construir un partido verdaderamente radical, progresista y socialista que pueda desafiar efectivamente y derrotar a los poderosos intereses de la clase dominante que se han apoderado del control de nuestro Congreso. Sin embargo, siempre que miremos a los Demócratas para una victoria, estaremos decepcionados.

El plan fiscal republicano representa una gran aceleración de la desigualdad de ingresos en nuestro tiempo, pero no es inevitable. Los movimientos sociales han desafiado y derrotado repetidamente las estructuras de poder a lo largo de la historia humana. Hoy no es diferente.

En un momento en que lo que está en juego nunca ha sido tan grande, cuando las líneas de clase se han dibujado tan claramente, cuando el mundo necesita desesperadamente una visión socialista radical, no podemos permitirnos estar callados y en silencio.

La gente debe unirse, debe defenderse, debe perder su fe en el Partido Demócrata y construir un partido político que sea verdaderamente de, por y para el pueblo.

En conclusión, debemos de actuar rápidamente, debemos reunirnos con los vecinos, y tejer una red de trabajo.

About El Heraldo Latino (411 Articles)
A monthly bilingual newspaper serving East Boston, Chelsea, Revere, Everett, Winthrop, and others.

Leave a Reply