Qué son las ciudades santuario para migrantes con las que quiere acabar Trump

Por Luis Bravo

Estas ciudades dan un trato menos discriminatorio a los migrantes, pueden trabajar sin importar si tienen permisos y los protegen no denunciándolos a las autoridades.

Docenas de restaurantes buscan convertirse en “santuario”, una designación con la que los propietarios esperan ayudar a proteger a sus empleados.

AP En estos lugares de Estados Unidos se da la bienvenida a los migrantes, el trato para ellos es menos discriminatorio y los sitios donde trabajan los protegen no denunciándolos a las autoridades.

Así son las Ciudades Santuario, consideradas como amigables con los inmigrantes. Durante su campaña, Donald Trump dijo que deportaría a millones de inmigrantes y negaría fondos federales a las Ciudades Santuario que se rehúsen a cooperar con las autoridades migratorias.

Esta amenaza empieza a materializarse en Texas. El gobernador Greg Abbott, dijo a la jefa de policía de Austin que las cárceles que administra serían las primeras del estado en perder fondos del fisco por las llamadas políticas de Ciudad Santuario, a menos de que dé marcha atrás a sus planes de restringir su colaboración con las autoridades federales de inmigración para los próximos meses. Pero la jefa de policía del condado Travis, Sally Hernández, desafió a Trump y a Abbott y dijo que cancelaría la política de acatar todos los pedidos que el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas hace a las cárceles.

Restaurantes quieren ser santuarios

Pese a las advertencias, docenas de restaurantes de todo el país quieren obtener el status de “santuario”, para proteger a sus empleados. Algunos de los beneficios de esta protección es prohibir a la policía preguntar a la gente sobre su situación migratoria o negarse a cooperar con agentes federales.

En la iniciativa participan unos 80 restaurantes de lugares como Nueva York, Minneapolis, Detroit, Boston, Oakland, California y Anna Arbor, Michigan. Los establecimientos aceptan políticas contra la discriminación, colocan carteles en las ventanas que declaran su condición de santuario y reciben información sobre derechos civiles, incluidos seminarios a través de internet sobre cómo pedir la documentación adecuada a agentes federales si hay un intento de redada.

Sin embargo, los restaurantes son negocios privados sujetos a leyes y regulaciones laborales, y una designación de santuario no podrá impedir que agentes federales detengan a cualquier empleado sin permiso de residencia.

Para la industria gastronómica de EU los migrantes son muy importantes, en ella trabajan unos 12 millones de personas, la mayoría inmigrantes. En ciudades como Nueva York y Chicago el 70% de los trabajadores de este sector son inmigrantes sin permiso.

Nueva York alecciona a otras Ciudades Santuario

El procurador general del estado de Nueva York emitió directrices para los gobiernos locales sobre la manera de establecer regulaciones y políticas para limitar su participación en actividades federales de aplicación de leyes migratorias durante el gobierno del presidente electo Donald Trump.

Las directrices del procurador Eric Schneiderman, quien es demócrata, dicen que las agencias de policía locales pueden tomar varias medidas. Por ejemplo: pueden rehusarse a aplicar órdenes civiles no judiciales en materia migratoria; rechazar los pedidos de funcionarios federales para retener a detenidos a los que no se les han presentado cargos en más de 48 horas; limitar el acceso de los agentes de inmigración a personas detenidas, y limitar la recopilación y divulgación de información, como el estatus migratorio de una persona.

Cuáles son las ciudades santuario

Las Ciudades Santuario pueden tener políticas formales e informales para ayudar a los migrantes. Algunas comienzan con una ordenanza a favor de los migrantes, luego pasa a ser orden, resolución y por último política, de acuerdo con ImmigrationUnitedStates.org un sitio privado sobre migración.

Las políticas informales de las Ciudades Santuario no están escritas pero son bien conocidas entre los trabajadores de la ciudad o condado. La ciudad de Nueva York tiene políticas para limitar su involucramiento en la aplicación de leyes migratorias.

El pasado 18 de enero, la ciudad de Santa Ana votó a favor de una ordenanza para convertirse en santuario y proteger a inmigrantes sin importar su status legal.
Con la nueva ley, la ciudad implementará políticas que prevengan prejuicios en las tareas policiales y prohíban el uso de recursos municipales para hacer cumplir leyes de inmigración.

En tanto en Nuevo México, la legisladora Patricia Roybal Caballero presentó una propuesta de ley que prohíbe a los departamentos de policía de New Mexico cooperar con agentes federales en la deportación de inmigrantes que vivan ilegalmente en el país.

La medida prohibiría que las agencias de New México reciban “fondos, equipo, personal u otros recursos federales para el propósito de detectar o aprehender” a esos inmigrantes.

Varias ciudades y pueblos en New Mexico se han declarado santuarios para inmigrantes que viven de forma indocumentada en el país. El futuro de la propuesta es incierta pues aunque los demócratas controlan ambas cámaras de la legislatura estatal, pero la gobernadora es republicana.

Otras ciudades consideradas santuario son: San Diego, Los Angeles, San Francisco, Miami, Chicago, Seattle, Houston, Phoenix, Austin, Dallas, Washington D.C., Detroit, Salt Lake City, Minneapolis, Baltimore, Portland (ambas Maine y Oregon), Denver, Nueva York, Chicago y todo el estado de Nueva Jersey, de acuerdo a la organización Immigration United States.

About El Heraldo Latino (411 Articles)
A monthly bilingual newspaper serving East Boston, Chelsea, Revere, Everett, Winthrop, and others.

Leave a Reply