El Flagelo de las Drogas

No cabe duda que el peor enemigo del hombre, es el mismo hombre. Me asusta pensar que el raciocinio, el poder pensar, el ser creativos, el poder imaginarnos, sean poderes que se nos han otorgado o hayamos desarrollado –a diferencia de los animales– para autodestruirnos como especie.

Si no es el cambio climático o el calentamiento global –que son problemas ambientales creados por nosotros mismos– son las guerras, las armas de destrucción masivas, los inventos científicos, la gentrificación, los casinos, la industria farmacéutica, las políticas capitalistas globales, los multimillonarios y el terrorismo –que también son creados por nosotros mismos– están acabando y acabarán con la humanidad.

Se hace cualquier cosa y se vende sin escrúpulos con tal de ganar dinero. Sin importar el bienestar de las personas, o si quiera la seguridad de éstas. Decenas de miles de personas mueren cada año por las guerras y por conductores borrachos, cifras que cada año superan con creces al número de estadounidenses muertos por actos terroristas.

Los Centros para el Control de Enfermedades estiman que más de 480,000 personas mueren por año en los Estados Unidos a consecuencia del uso del tabaco, incluyendo más de 41,000 muertes como resultado de tan solo la exposición al humo de tabaco. Se trata de una de cada cinco muertes anuales, o 1,300 muertes diarias.

En gran medida, hemos encontrado nuestro peor y más mortal enemigo, y somos nosotros mismos.

Como si fuera poco, ahora existe –aparte del consumo de tabaco– una gran amenaza para nuestra salud nacional colectiva que rápidamente está superando la mayoría de los otros medios por los cuales los estadounidenses mueren y que representa un peligro inmediato para nuestros hijos. Estamos hablando de las muertes por la epidemia de opioides que, según cifras investigadas por el New York Times, aumentaron un 20 por ciento entre 2015 y 2016 y fueron responsables de las muertes de casi 60.000 estadounidenses el año pasado.

Estos números son asombrosos cuando se piensa en ello. Ese total de un año representa a más estadounidenses de los que fueron asesinados en la totalidad de la guerra de Vietnam y alrededor de 20 veces el número de soldados estadounidenses muertos en la guerra de Irak, y esto sucede año tras año.

Si pensamos que la heroína tradicional es la culpable, nos equivocamos. Por el contrario, los opioides sintéticos, en particular el fentanilo y el carfentanilo, que son mucho más potentes que la heroína (pero que son mucho más baratos de fabricar), son responsables de la muerte de decenas de miles de personas cuando se entregan o sustituyen por heroína, cocaína e incluso marihuana.

Estos opioides están siendo fabricados y enviados a los Estados Unidos principalmente desde China. México era el principal sitio de fabricación hasta que fue sustituído por el país asiático, que lo envía en cantidades pequeñas e indetectables que todavía pueden hacer grandes ganancias para los traficantes de estas drogas sintéticas.

Estos fármacos son tan potentes –el carfentanilo es un tranquilizante para elefantes que es 5,000 veces más potente que la heroína– que pese al daño que ocasionan en la salud del ser humano, son los más solicitados por los adictos.

Son tan fáciles de conseguir que muchos niños las ordenan por internet desde China.

Sólo unos cuantos granos de estos opiáceos sintéticos en polvo pueden matar a una persona –eso es lo fuerte que son– y están siendo mezclados en drogas recreativas por los traficantes de drogas que claramente no se preocupan por la salud de las personas a las que venden su veneno .

Las autoridades de salud pública y control de substancias deben idear maneras creativas e innovadoras para tratar esta epidemia porque el modelo tradicional claramente no está funcionando.

Además, es responsabilidad de todos los padres alertar a sus hijos de los peligros de las drogas ilícitas. “El uso de drogas recreativas” ha adquirido un nuevo significado en estos días –la muerte instantánea– y esto requiere que los padres estén siempre vigilantes para asegurar que sus hijos no sean víctimas de lo que se ha convertido en un flagelo nacional que está empeorando.

About El Heraldo Latino (411 Articles)
A monthly bilingual newspaper serving East Boston, Chelsea, Revere, Everett, Winthrop, and others.

Leave a Reply